top of page

Así te ayuda el entrenamiento de fuerza funcional

Actualizado: 1 oct 2023

Algunos ejercicios solo trabajan los músculos y no el movimiento en sí. Para solucionar esto, entra en juego el entrenamiento de fuerza funcional, que se enfoca en el movimiento, y no solo en el fortalecimiento de los músculos utilizados.


La vida es movimiento constante y el cuerpo humano experimenta una serie de acciones que van más allá del ejercicio y la actividad física. Caminar, correr, saltar, agacharse, levantarse, girar y estirarse son algunos de los movimientos presentes en nuestra rutina. El objetivo del entrenamiento de fuerza funcional no solo es mejorar el estado físico, sino también el bienestar general y nuestro desenvolvimiento en las actividades diarias.


Este tipo de entrenamiento busca trasladar lo aprendido a situaciones fuera del gimnasio, permitiéndote realizar movimientos cotidianos de manera más fácil y efectiva, como subir escaleras, levantarte de una silla o levantar objetos del suelo. Fortalecer los músculos involucrados en estas actividades a través del entrenamiento de fuerza funcional puede mejorar significativamente la calidad de vida:


1. Mejora el equilibrio y la coordinación, especialmente para las personas mayores.


2. Ayuda a prevenir lesiones al mejorar la fuerza en los músculos que se usan en actividades cotidianas como levantar objetos pesados o alcanzar estantes altos.


3. Los atletas también pueden beneficiarse del entrenamiento de fuerza funcional, ya que les permite moverse con fluidez y reducir el riesgo de lesiones.


4. Y para aquellos que tienen horarios ocupados, les permite trabajar todo el cuerpo en una sola sesión, sin necesidad de dividir sus entrenamientos.


¿Qué ejercicios puedes realizar para gozar de sus beneficios?


Sentadillas con peso corporal: Para este ejercicio, párate con los pies separados al ancho de los hombros y baja tu cuerpo hacia abajo, como si estuvieras sentándote en una silla. Asegúrate de mantener la espalda recta y los talones apoyados en el suelo. Puedes agregar resistencia utilizando mancuernas o una barra.


Plancha lateral: Para trabajar los músculos de la espalda y los abdominales, acuéstate de lado en el suelo y levanta el cuerpo apoyado en el antebrazo y el pie de abajo. Mantén el cuerpo recto y contrae los abdominales durante 30 segundos antes de cambiar de lado.


Flexiones de brazos: Colócate en posición de tabla con las manos separadas al ancho de los hombros y baja el cuerpo, doblando los codos. Mantén la espalda recta y el cuello alineado con la columna vertebral.


Escaladores de montaña: Comienza en posición de plancha y luego lleva alternativamente las rodillas hacia el pecho (primero una, luego la otra), como si estuvieras escalando una montaña. Mantén los abdominales contraídos y el cuerpo recto.


Peso muerto con barra: Párate con los pies separados al ancho de los hombros y sostén una barra con ambas manos frente a ti. Inclínate hacia adelante desde las caderas, manteniendo la espalda recta, y luego levanta el cuerpo hacia arriba.


Burpees: Agáchate y coloca tus manos en el suelo frente a ti. Lleva tus pies hacia atrás para ponerte en posición de plancha. Realiza una flexión de brazos. Salta hacia adelante para volver a la posición agachada. Finalmente, salta hacia arriba con las manos por encima de la cabeza.







El entrenamiento de fuerza funcional puede ser adaptado para principiantes y atletas avanzados. Inclúyelo en tu rutina de ejercicio si buscas mejorar la fuerza, la coordinación y el equilibrio. Es importante recordar que, para cualquier ejercicio de fuerza funcional, es fundamental mantener una postura correcta y hacer los movimientos con control y precisión.






62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page