top of page

El ejercicio, un knockout contra el estrés



Cuando las presiones y desafíos son una moneda corriente, el estrés se convierte en un compañero constante para muchos. Sin embargo, ¿te has detenido a considerar que existe una herramienta poderosa y disponible para todos, capaz de combatir el estrés y elevar tu bienestar general?


Nos referimos al ejercicio, un aliado transformador que no solo fortalece el cuerpo, sino que también calma la mente y libera el estrés acumulado.


El estrés va más allá de ser simplemente una palabra muy escuchada; es una respuesta del cuerpo ante desafíos percibidos. En situaciones amenazantes o comprometedoras, nuestro cuerpo se prepara para la acción, liberando hormonas como el cortisol. Esta reacción fisiológica constituye la conocida respuesta de lucha o huida, preparándonos para enfrentar el estrés. Sin embargo, cuando el estrés se prolonga y se convierte en un acompañante inseparable, los efectos negativos en la salud física y mental se vuelven notorios.


Estrés: ¿aliado o enemigo?


No todos los tipos de estrés son perjudiciales. Existe el "eustrés", el estrés positivo asociado con un mejor rendimiento y productividad, y la "angustia", el estrés negativo que puede tener consecuencias adversas para la salud. La percepción individual del estrés y los recursos para afrontarlo determinan si una situación es positiva o negativa. Por ejemplo, la etapa de finalización de un proyecto importante, pero ¿cómo percibes ese estrés? ¿Como una oportunidad para crecer (eustrés) o como una carga abrumadora (angustia)?


El poder del ejercicio


Cuando el estrés se apodera de nuestro cerebro, el resto del cuerpo también siente el impacto. Es aquí donde entra en juego el ejercicio, desencadenando una serie de beneficios que van más allá de mejorar la condición física. La práctica regular de ejercicio no solo ha demostrado disminuir los niveles de tensión, sino que también estabiliza el estado de ánimo, mejora la calidad del sueño y eleva la autoestima.


Científicos han descubierto que el ejercicio libera endorfinas, las sustancias químicas del cerebro que actúan como analgésicos naturales. Aunque la meditación y la terapia de masajes pueden tener un efecto similar, el ejercicio ofrece una solución completa y dinámica.


¿Cuánto ejercicio necesitas para dominar el estrés?


Las recomendaciones para el ejercicio como herramienta de control del estrés coinciden con las pautas de salud actuales. Un programa regular de ejercicio de 150 minutos de intensidad moderada a intensa por semana, puede mejorar la forma en que el cuerpo maneja y se recupera del estrés. Incluso una breve actividad física puede ser efectiva como pausa de los factores estresantes, especialmente cuando el tiempo es limitado o la fatiga es un obstáculo.


El estrés y la salud: Una relación compleja


El estrés no solo afecta nuestra salud mental, sino que también se vincula con una serie de problemas físicos, desde enfermedades cardiovasculares hasta problemas para dormir. Sorprendentemente, entre el 75% y el 90% de las visitas al médico de atención primaria se atribuyen a enfermedades relacionadas con el estrés. La obesidad, la diabetes, la depresión y la ansiedad son solo algunas de las condiciones de salud que se ven exacerbadas por el estrés crónico.


Además, el estrés influye en nuestros comportamientos diarios, afectando nuestras elecciones de alimentación y hábitos de sueño. Lidiar con enfermedades crónicas y mala salud puede aumentar aún más el estrés, creando un ciclo difícil de romper.


La relación entre salud, bienestar y actividad física ha sido ampliamente estudiada, y los resultados son claros: el sedentarismo es un factor de riesgo, mientras que el ejercicio regular se vincula a estilos de vida saludables y mejor calidad de vida. Además de liberar endorfinas, el ejercicio impacta positivamente en la temperatura corporal y libera neurotransmisores como serotonina, dopamina y noradrenalina, necesarios para el equilibrio emocional y el estado de ánimo.


A nivel cerebral, el ejercicio habitual puede generar cambios estructurales permanentes, reforzando las conexiones nerviosas y mejorando la capacidad cognitiva. No es simplemente una herramienta para combatir el estrés, sino una inversión en la salud física y mental a largo plazo.


No se trata solo de sudar; es una práctica que desata una lluvia de beneficios, transformando no solo tu cuerpo, sino también tu mente. Al combatir el estrés a través del ejercicio, abrimos un nuevo capítulo de bienestar, resistencia y tranquilidad.







33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page